Consejos prácticos de compra

Homologación de la silla de seguridad infantil

Comprueba que la silla de seguridad infantil esté homologada según la normativa ECE R44/04.

Se reconoce la homologación por un distintivo de color naranja, cosido en uno de los arneses. En él aparece, en este orden:

  • el nombre del fabricante y el modelo de silla
  • la normativa de homologación ECE R-44/04, o bien la nueva homologación ECE R-129 (i-Size).
  • la categoría del dispositivo (universal, si es válido para cualquier vehículo; semiuniversal o específico)
  • el grupo de peso del niño
  • la letra y el número del país donde se ha realizado la homologación (para España, el distintivo es el E4)
  • el número de serie y de homologación.

Homologación ECE R44/04 para las sillas de seguridad infantiles

Para conseguirla, los sistemas de retención infantil pasan una serie de ensayos que ponen a prueba, entre otras cosas, su efectividad en caso de choque. Estas pruebas dinámicas se efectúan con muñecos (dummies) correspondientes a las masas máxima y mínima del grupo que se homologa. Se observa cómo el cuerpo del muñeco se comporta en caso de colisión para deducir cuáles serían las consecuencias del impacto si quien viajara fuera el niño, en lugar del prototipo.

En un mismo accidente, las lesiones de los menores son más graves que las de un adulto. Aunque por su configuración esquelética más flexible el cuerpo del pequeño responde mejor a las fracturas, tiene más posibilidades de padecer hemorragias internas (puesto que sus órganos vitales se desprenden con más facilidad) y lesiones medulares (las vértebras que sujetan la cabeza son poco sólidas hasta los 3 ó 4 años). De igual modo, su cabeza tiene una desproporción de peso con respecto al cuerpo. Por este motivo, es posible que una misma colisión cause un latigazo cervical en una persona mayor, mientras que en un niño el impacto se salde con daños neurológicos mayores.

 

Mejor si la silla abarca pocos grupos de peso

Las sillas de seguridad infantil enfocadas en 1 ó 2 grupos de peso suelen dar mejores resultados en los test de control

Las sillas que abarcan pocos grupos suelen ser más seguras. 

Existen modelos válidos para los Grupos I, II y III, de modo que se alarga la vida útil de la silla y se rentabiliza mejor la inversión. Te recomendamos que te fijes en la valoración de seguridad de estas sillas, pues salvo contadas excepciones, suelen salir peor paradas en los ensayos de seguridad y los crash-tests.

 

Las pruebas comparativas demuestran que las sillas que tratan de dar servicio a niños de pesos muy distintos salen peor paradas, tanto en lo que se refiere a la seguridad como a la facilidad de empleo.

No obstante conviene mencionar que hay sillas de gama alta que cubren perfectamente varios grupos y son capaces de encabezar los rankings de seguridad y usabilidad.

Para tu tranquilidad, los modelos de grupo mixto que comercializamos en SillaCocheBebe.com se encuentran en las posiciones de cabeza de los rankings de seguridad.

 

¡Ojo a las sillas usadas!

Antes de comprar una silla usada asegúrate que esté en perfecto estado y que no haya sufrido tensiones excesivas en algún accidente previo

No se recomienda adquirir sillas de segunda mano sin conocer sus antecedentes. Si ya ha sufrido una colisión, la silla puede dejar de garantizar el nivel de seguridad que tenía originalmente.

Del mismo modo, no dudes en reemplazar la silla de seguridad por una nueva en caso de que hubiera estado expuesta a tensiones violentas tras un accidente de coche.

Además, ten cuidado con las sillas heredadas. Revisa que estén en perfectas condiciones de uso.

 

 

<-- Sistema IsofixConsejos prácticos de instalación -->